DROGAS Y TRATAMIENTO DE DROGAS

Programa de Tratamiento en Libertad con Sentencia Diferida

El programa de tratamiento en libertad con sentencia diferida (también conocido como DEJ o programa de rehabilitación de drogas) es una sentencia alternativa a la cárcel o prisión disponible para los individuos a quienes se les han imputado ciertos delitos relacionados con las drogas. DEJ es la suspensión de los procedimientos penales durante un período de tiempo prescrito con ciertas condiciones después de que un acusado se declara culpable. Por ejemplo, en el programa DEJ, el acusado se declara culpable a un cargo de drogas, pero la sentencia se aplaza para una fecha posterior (de 6 a 18 meses después). La sentencia permanece suspendida mientras el acusado cumple con varias condiciones (por ejemplo, tratamiento de drogas, comparecencias en el tribunal, terapia y consejería, pruebas para determinar la presencia de drogas en el cuerpo). Si el acusado no cumple satisfactoriamente con las condiciones del programa DEJ, se reanudan los procedimientos penales y, al acusado, después de haberse declarado culpable, se le dicta la sentencia. Por otro lado, si el acusado cumple satisfactoriamente las condiciones de DEJ, se retiran los cargos y el acusado, puede, con ciertas excepciones, responder legalmente que nunca ha sido condenado por el delito.

DELITOS DE DROGAS QUE SE PUEDEN DIFERIR

No todos los delitos de drogas reúnen los requisitos necesarios para que se otorgue el Programa de Tratamiento en Libertad con Sentencia Diferida. Los delitos relacionados con drogas que se pueden diferir se encuentran dentro de lo que dispone el artículo 1000(a) del Código Penal de California, e incluyen:

  • Poseer sustancias ilícitas o estupefacientes ilegales;
  • Poseer marihuana;
  • Poseer parafernalia de drogas;
  • Ayudar, asistir o inducir el uso ilegal de estupefacientes;
  • Poseer sin receta, medicamentos que requieren receta médica;
  • Usar o estar bajo los efectos de algún estupefaciente;
  • Poseer cualquier tipo de pegamento con la intención de inhalarla y drogarse;
  • Cultivar marihuana para uso personal; y
  • Crear o usar una receta médica para narcóticos que haya sido alterada o falsificada.

OTROS REQUISITOS DEL PROGRAMA

Además de que se pueda diferir el delito relacionado con drogas, también se deben cumplir las siguientes condiciones:

  • El acusado no tiene antecedentes de condenas relacionadas con estupefacientes;
  • El caso actual no puede involucrar ningún delito de violencia o amenaza de violencia;
  • El caso actual no puede involucrar ningún delito relacionado con drogas que no sea diferible (por ejemplo, si al acusado se le imputa un cargo de posesión de marihuana (un delito diferible) y manejar en estado de ebriedad o bajo los efectos de drogas (un delito no diferible), no se le puede otorgar el programa DEJ);
  • Se debe haber completado satisfactoriamente cualquier libertad condicional o libertad post-penitenciaria;
  • El acusado no ha tenido ninguna condena por un delito mayor durante los últimos cinco años; y
  • Al acusado no se le pudo otorgar en el pasado un programa de tratamiento con sentencia diferida (DEJ).

NO TERMINAR SATISFACTORIAMENTE EL PROGRAMA

A la larga, el que se retire un cargo penal depende de las acciones del acusado. Varias situaciones pueden dar como resultado que el juez cancele el programa DEJ, dé el fallo (por ejemplo, la condena) y le dicte la sentencia al acusado enviándolo a la cárcel o a la prisión, entre las cuales se incluyen las siguientes:

  • El acusado fracasa en el programa DEJ (por ejemplo, no comparece ante el tribunal, no pasa las pruebas de drogas, no va a sus sesiones de terapia y consejería);
  • El acusado no se beneficia del programa de educación, del tratamiento o de la rehabilitación;
  • Al acusado se le declara culpable de un delito menor que refleja su propensión a la violencia;
  • Al acusado se le condena por un delito mayor; o
  • El acusado ha tenido una conducta criminal, y el programa de tratamiento de drogas con una sentencia diferida no es apropiado para él.

Si a usted lo han sacado del programa DEJ, puede tener posibilidades de participar en el programa de la Propuesta 36.

ABOGADOS DINAMICOS Y AGRESIVOS

Las condenas por cargos de drogas tienen consecuencias que le cambian la vida y pueden perseguirlo por el resto de su vida. En California, estas condenas las pueden ver los empleadores, los caseros, los bancos y otras entidades. Pueden interferir con su empleo, con el poder rentar un apartamento y lo pueden llevar a la deportación.

Es importante que haga todo lo posible por que se prevenga una condena por un cargo de drogas o se reduzca el cargo con el fin de minimizar el impacto que pudiera tener en su vida. Los competentes abogados de Stephen G. Rodriguez & Partners cuentan con la experiencia para negociar sentencias alternativas (por ejemplo, un programa de tratamiento y rehabilitación de drogas) en lugar de ir a la cárcel. Deje que los abogados defensores penalistas de Stephen G. Rodriguez & Partners le expliquen sus opciones y le proporcionen una defensa agresiva y dinámica.

Si a usted le han imputado cargos por un delito de drogas, llame a las oficinas de Stephen G. Rodriguez & Partners y hable con un abogado defensor penalista calificado y experimentado para obtener una CONSULTA GRATIS. Un cargo por un delito de drogas en California es un asunto serio. Usted necesita un abogado defensor penalista competente a su lado. El Sr. Rodriguez está disponible para reunirse y hablar en privado con usted y su familia y tratar confidencialmente los hechos específicos de su caso y sus opciones.