Poner en Peligro a un Menor

Muy a menudo en Los Angeles se llevan a cabo investigaciones sobre casos en los que se pone en peligro a un menor de edad. Por lo general, estos casos son originados por sospechas de un vecino entrometido, un ex-cónyuge disgustado o un profesional que necesita reportar una sospecha de este tipo a los servicios locales de protección infantil o a las autoridades del orden. El no atender debidamente estas investigaciones, puede dar lugar a que se presenten cargos penales en contra de un individuo.

Ley de California

Con el fin de condenar a un individuo por un cargo de poner en peligro a un menor, un fiscal deberá mostrar que:

  • Hubo presente una condición o una serie de circunstancias que le pudieran haber ocasionado a un menor graves lesiones corporales o la muerte;
  • El acusado intencionalmente le causó al menor un sufrimiento físico o mental injustificado, o permitió que esto sucediera mientras estaba bajo su cuidado; y
  • El acusado mostró una imprudencia temeraria (la cual implica un descuido y falta de atención más allá de lo ordinario, una falta evidente por la consideración a la vida humana, y una falta de reconocimiento de que sus acciones le ocasionarían daño).
  • El acusado normalmente no se comporta así mientras está razonablemente disciplinando al menor.

Los alegatos de un cargo por poner en peligro a un menor son graves y en Los Angeles se procesan judicialmente de manera agresiva. Dependiendo de las circunstancias del caso, una condena puede dar como resultado varias sanciones severas. Si el poner en peligro al menor no le ocasionó una lesión corporal grave o la muerte, a un individuo se le puede imputar un cargo de un delito menor, enfrentarse a multas impuestas por el tribunal y hasta seis meses en la cárcel. Es posible que también necesite asistir a clases para la crianza de los hijos. Si un menor sufre una lesión corporal grave o la muerte debido al descuido de alguno de los padres, se pueden enfrentar a cargos por delito menor o delito mayor, lo cual da como resultado una condena hasta de cuatro años en la prisión. Si esto ocasiona la muerte del menor, también pueden enfrentar cargos por homicidio sin premeditación o asesinato, lo que conlleva condenas mucho más largas en la prisión.

Una condena por poner en peligro a un menor no solamente le puede costar a una persona su libertad, sino que al igual que otros tipos de condenas penales, puede poner en peligro su futuro. A los individuos que han sido condenados se les puede prohibir obtener empleo en ciertos campos, como enfermería, cuidado infantil o educación. Una condena también puede afectar que se emita una licencia profesional en California y puede tener consecuencias migratorias. Además, una condena puede manchar la reputación que se ha obtenido con mucho esfuerzo y hacer que otras áreas de su vida personal les resulten más difíciles.

El Abogado Penal Correcto

Es muy importante seleccionar al abogado defensor penal correcto en casos en los que se ha puesto en peligro a un menor. Muchas personas que se enfrentan a este tipo de cargos son individuos muy trabajadores que cometieron un error o tomaron una mala decisión. A muchas personas se les acusa en falso por un cargo por poner en peligro a un menor. Usted necesita a un abogado de Stephen G. Rodriguez & Partners que escucharán su versión, quienes le ayudarán a proteger sus derechos constitucionales, y asegurar un resultado favorable en su caso. Puede depositar su confianza en nuestras manos y en nuestra capacidad de manejar su caso con el más alto nivel de experiencia y profesionalismo.

Es importante que recuerde, usted es inocente hasta que se demuestre su culpabilidad. ¡Permítales a los abogados de Stephen G. Rodriguez & Partners que protejan sus derechos! Haga una cita con nuestros abogados defensores penales de Los Angeles para una consulta llamando al (213) 481-6811.